Carretillas para atmósferas explosivas (ATEX)

Picture of Jaime Mira Galiana

Jaime Mira Galiana

Economista, Experto y Consultor en Logística Ex- Director Técnico de la Fundación Icil y profesor del Máster Director General y de Logística de empresas de Logística y operadores logísticos

28 minutos

Carretillas elevadoras

Existen industrias más expuestas a riesgos derivados de la realización de trabajos en atmósferas explosivas (ATEX) como por ejemplo aquellas en las que se trabaja con productos peligrosos como hidrocarburos, explosivos o combustibles; pero no son las únicas, el riesgo también existe en fábricas agropecuarias (con el uso de abonos y fertilizantes), farmacéuticas, industrias químicas, textiles, ... El tipo de carretilla utilizado en este tipo de entorno es un aspecto vital para limitar los riesgos. Analizamos a continuación en más detalle esta normativa y las medidas de prevención que incorporan las carretillas elevadoras ATEX.

Tal y como se declara en el Real Decreto 681/2003 (integrante de la normativa ATEX –Atmósferas Explosivas– ):

Se entenderá por atmósfera explosiva la mezcla del aire –en condiciones atmosféricas– con sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos, en la que, tras una ignición, la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.

¿Qué es la normativa ATEX?

Son las distintas legislaciones que establecen los requisitos y obligaciones de obligado cumplimiento para atemperar los peligros al trabajar en una atmósfera explosiva.

En la actualidad, esta normativa está formada por el Real Decreto 144/2016, de 8 de abril, por el que se establecen los requisitos esenciales de salud y seguridad exigibles a los aparatos y sistemas de protección para su uso en atmósferas potencialmente explosivas; el Real Decreto 681/2003, de 12 de junio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo, y la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

Obligaciones de los constructores de carretillas ATEX

El punto 1 del Anexo II del Real Decreto 144/2016 indica los Requisitos comunes relativos a los aparatos y a los sistemas de protección. Entre ellos, se estatuye que el constructor tomará medidas para:

  • Evitar que los aparatos y sistemas de protección produzcan o liberen ellos mismos atmósferas explosivas.
  • Impedir la ignición de atmósferas explosivas teniendo en cuenta la naturaleza de cada foco de ignición eléctrico o no eléctrico.
  • En caso de que, a pesar de todo, se produjese una explosión, detenerla inmediatamente o limitar a un nivel de seguridad suficiente la zona afectada por las llamas y la presión resultante de la explosión.

Por ende, tanto los aparatos como lo sistemas de protección tienen que diseñarse considerando posibles anomalías de funcionamiento o una incorrecta utilización, además de adecuarse a las condiciones del entorno circundante, existentes o previsibles.

Respecto a los materiales de construcción, estos han de elegirse teniendo en cuenta que los cambios previsibles de sus características y de la combinación compatible con otros materiales no conduzcan a una disminución de la protección; en particular, por lo que afecta a la resistencia a la corrosión, la resistencia al desgaste, la conductividad eléctrica, la resistencia a los choques, el envejecimiento y los efectos de las variaciones de temperatura.

También se tiene en cuenta el modo de construcción:

  • Los aparatos que puedan originar gases o polvos inflamables sólo tendrán, en la medida de lo posible, cavidades cerradas. De tener aberturas o defectos de estanqueidad, estas serán tales que las emisiones de gas o de polvo no puedan producir atmósferas explosivas en el exterior.
  • Los orificios de llenado y vaciado estarán diseñados y equipados de tal forma que se limite la emisión de materias inflamables durante estas operaciones.
  • Los aparatos y sistemas de protección destinados a ser utilizados en zonas donde exista polvo evitarán que los depósitos de polvo que se formen en su superficie lleguen a inflamarse.

2117_768x400_toyota mh_atex

¿Cuáles son las medidas de protección contra explosiones?

A continuación se explicitan las siguientes medidas:

  • Para evitar sobrecargas, los aparatos deberán incluir dispositivos integrados de medición, regulación y control, concretamente mediante limitadores de sobreintensidad, limitadores de temperatura, interruptores de presión diferencial, indicadores volumétricos, relés de tiempo, cuentarrevoluciones y/o dispositivos similares de vigilancia.
  • Si las piezas que pueden inflamar una atmósfera explosiva están encerradas en una envoltura, es necesario garantizar que esta resista la presión generada por una explosión interna de una mezcla explosiva y que impida la transmisión de la explosión a la atmósfera explosiva en torno a la envoltura.
  • No pueden producirse focos potenciales de ignición como chispas, llamas, arcos eléctricos, temperaturas de superficie elevadas, emisiones de energía acústica, radiaciones de tipo óptico, ondas electromagnéticas u otros focos del mismo tipo.
  • Se evitarán las cargas electrostáticas susceptibles de provocar descargas peligrosas.
  • Se impedirá que se produzcan, en las partes conductoras del aparato, corrientes eléctricas parásitas o de fuga.
  • El diseño deberá ser tal que se evite un recalentamiento excesivo debido al frotamiento o al choque que pueda producirse entre materiales situados en piezas giratorias o al introducirse cuerpos extraños.
  • Con dispositivos integrados de medición, de control o de regulación, se llevará a cabo el equilibrado de presiones de forma que no desencadenen ondas de choque o compresiones que puedan provocar una ignición.
  • Los aparatos y sistemas de protección han de diseñarse y fabricarse de tal manera que puedan cumplir con total seguridad la función para la que están previstos, incluso en presencia de condiciones ambientales cambiantes, tensiones parásitas, humedad, vibraciones, contaminación u otras influencias perturbadoras externas, teniendo en cuenta los límites de las condiciones de explotación establecidas por el fabricante.
  • Los dispositivos de seguridad funcionarán independientemente de los de medición y/o control necesarios para el funcionamiento: tendrá que detectarse, a través de medios técnicos adecuados, cualquier fallo de un dispositivo de seguridad, con la suficiente rapidez como para que haya una probabilidad mínima de aparición de una situación peligrosa.
  • En caso de fallo de los dispositivos de seguridad, los aparatos o sistemas de protección se pondrán en posición de seguridad.
  • Los mandos de parada de emergencia de los dispositivos de seguridad tienen que poseer un sistema de bloqueo contra la reanudación del funcionamiento. Toda nueva orden de puesta en marcha sólo podrá tener efecto sobre el funcionamiento normal si, previamente, ha vuelto a reconfigurarse de forma intencional el sistema de bloqueo de la reanudación del funcionamiento.

¿Cómo lograr un entorno logístico seguro contra explosiones? Obligaciones del empresario

Es, en este caso, el Real Decreto 681/2003 nos ilustra, en su Capítulo II, acerca de las obligaciones del empresario para crear un entorno seguro frente a explosiones:

  • Impedir la formación de atmósferas explosivas o, cuando la naturaleza de la actividad no lo permita, evitar la ignición de atmósferas explosivas y atenuar los efectos perjudiciales de una explosión.
  • Zonificación por áreas de riesgo.
  • Señalización de estas áreas.

El empresario también habrá de elaborar un Documento de Protección contra Explosiones que refleje:

  • Que se han determinado y evaluado los riesgos de explosión.
  • Las áreas que han sido clasificadas en zonas,
  • Que el lugar y los equipo de trabajo, incluidos los sistemas de alerta, están diseñados, se utilizan y mantienen teniendo debidamente en cuenta la seguridad.
  • Que se han adoptado las medidas que exige la normativa ATEX.
  • El Documento de Protección contra Explosiones se elaborará antes de que comience el trabajo y se revisará siempre que se efectúen modificaciones, ampliaciones o transformaciones importantes en el lugar de trabajo, en los equipos de trabajo o en la organización del trabajo.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir una carretilla para trabajar en estos entornos?

Obviamente, la premisa básica a la hora de elegir una carretilla para trabajar en atmósferas explosivas es que cumpla con la normativa. En este sentido, todo aparato y sistema de protección deberá presentar, como mínimo, las siguientes indicaciones:

  • El nombre, el nombre comercial registrado o la marca registrada y la dirección del fabricante.
  • El marcado CE.
  • La designación de la serie o del tipo.
  • El número de lote o de serie, si es que existe.
  • El año de fabricación.
  • El marcado específico de protección contra las explosiones seguido del símbolo del grupo de aparatos y de la categoría.
  • Para el grupo de aparatos II, la letra «G» (referente a atmósferas explosivas debidas a gases, vapores o nieblas) y/o la letra «D» (referente a atmósferas explosivas debidas a la presencia de polvo).

Carretillas de gas, eléctricas o energías alternativas

Aunque este apartado podría incluirse en el anterior, preferimos separarlo por la gran importancia que tiene. La carretilla puede llegar a ser un elemento de riesgo por sí mismo, especialmente relacionados con el tipo de combustible o el tipo de energía utilizada. Las carretillas de gasoil o eléctricas con plomo ácido son generalmente las más utilizadas en la mayoría de sectores.

Las carretillas de gasoil están indicadas especialmente para operar en espacios abiertos, por motivos de salud y medioambientales, con el objetivo de que los gases que libera el motor se acumulen en una zona cerrada.

En el caso de las carretillas eléctricas con plomo ácido, su entorno más propicio son los lugares cerrados, para que no se mojen y porque no emiten gases.

Komatsu_406-2-print

 

Pero las empresas se adaptan a los nuevos tiempos y a las exigencias sobre sostenibilidad y lucha contra el cambio climático. Es la razón por la que cada vez más aparecen energías alternativas como el litio o el hidrógeno. Las carretillas con pilas de combustible de hidrógeno no generan ningún tipo de emisiones durante su funcionamiento y se repostan en apenas tres minutos, aunque su coste es elevado y su implantación es poco común. En el caso de las carretillas que funcionan con litio son hasta 3 veces más eficientes energéticamente y suponen menos riesgos para los operarios, por lo que son una fuente de energía alternativa en alza.

¿Qué tipo de mantenimiento necesitan las carretillas ATEX?

Los siguientes chequeos de mantenimiento válidos para todo tipo de carretillas, no sólo para aquellas carretillas cuyo lugar previsto de operaciones sean atmósferas explosivas.

  • Revisar la dirección y los neumáticos; los frenos, en especial el de mano; vigilar los ruidos extraños que puedan significar una avería; asegurarse del correcto funcionamiento de los indicadores de señalización e iluminación y controlar el desgaste que hayan podido sufrir los elementos de carga, como las horquillas o el mástil.

Precauciones que hay que tomar en las salas de carga

Si existe un lugar en el que hay que tener especial cuidado para evitar explosiones ese es la sala de cargas de baterías de plomo ácido. El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSST) proporciona una serie de consejos para que las salas en las que se cargan baterías de plomo ácido sean un entorno seguro.

Los principales riesgos en operaciones con baterías son:

  • Riesgo de contacto y proyección de ácido sulfúrico fuertemente corrosivo, siendo de mayor gravedad en el caso de explosión con rotura del recipiente de la batería.
  • Riesgo de contacto con la corriente eléctrica en la utilización de los equipos de carga.
  • Riesgo de explosión ocasionado por el desprendimiento de hidrógeno y oxígeno en presencia de un foco de ignición.
  • Riesgos mecánicos de caída de objetos pesados sobre los pies y sobre-esfuerzos en operaciones de manipulación manual y mecánica.
  • Riesgo de tropiezos con cables u objetos en lugares de paso.
  • Riesgos higiénicos por inhalación de aerosoles de ácido sulfúrico.

Los focos o fuentes de ignición que se deben evitar son:

  • Cerillas o encendedores utilizados para mirar el nivel de electrolito por los orificios de añadido de agua destilada.
  • Llamas de sopletes para soldadura o corte.
  • Chispas de equipos de soldadura al arco eléctrico.
  • Chispas por cortocircuitos con herramientas u objetos metálicos que entren en contacto con los bornes de la batería. Se pueden evitar cubriendo los bornes con capuchón aislante y utilizando herramientas aislantes.
  • Chispas originadas al instalar o desmontar una batería de un vehículo mientras la corriente circula por el circuito de la batería.
  • Fumar cigarrillos. Debe estar totalmente prohibido.
  • Chispas en la conexión o desconexión de la batería con el cargador. Se debe realizar la operación con el interruptor del cargador desconectado.
  • Chispas al desmontar el cable del borne positivo de la batería de un vehículo si lleva el polo negativo a masa.

Por último, las medidas de seguridad que se han de tomar en las salas de carga de baterías son (siempre según el INSST):

  • La agrupación de varias baterías dispuestas en un receptáculo común debe tener respiraderos de ventilación en el mismo.
  • Las baterías encajadas en bandejas de soporte deberían disponer de un dispositivo de elevación diseñado para que las tensiones sean verticales.

Para las operaciones a realizar en el local de carga de baterías se debe disponer de diversos equipos e instalaciones:

  • Equipo de elevación con recorrido en mono-rail elevado a lo largo de la línea de carga.
  • Carretilla, transpaleta o similar para otros desplazamientos.
  • Bastidores soporte a modo de bandejas para situar las baterías en carga. Deben ser de materiales aislantes o con recubrimientos que eviten la generación de chispas y que sean resistentes a los ácidos.
  • El equipo propio de carga.
  • Utensilios de mantenimiento: hidrómetros para medir la densidad del electrolito, voltímetros de corriente continua, termómetros, soporte inclinador de envases de electrolito de relleno o dispositivo de sifón para manejo y trasvases del mismo.
  • Instalación de lavado de baterías con desagüe y registro adecuado para la neutralización y limpieza de electrolito derramado.
  • Toma de agua con conexiones normalizadas
  • Mangueras de limpieza de agua y aire comprimido. Aspiradora para limpieza.
  • Lugar para guardar la documentación y registros de mantenimiento.
  • Mesa o banco de trabajo.
  • Utensilios de reparación (extractor de celdas, equipo de soldadura al arco, taladradora, etc.).
  • Instalación de ventilación con diseño adecuado.
  • Equipos de protección colectiva e individual
  • Ducha y fuente lavaojos.
  • Líneas señalizadas de paso para la circulación de carretillas y medios de transporte.
  • Señales de prohibición de fumar e introducir utensilios de llama.

Test rápido: ¿Qué tipo de carretilla elevadora necesito? - Hacer el test

Artículos populares