Los elementos físicos dentro del almacén: intralogística y layout

Picture of Jaime Mira Galiana

Jaime Mira Galiana

Economista, Experto y Consultor en Logística Ex- Director Técnico de la Fundación Icil y profesor del Máster Director General y de Logística de empresas de Logística y operadores logísticos

Publicado el 24 febrero 2021 - 2 minutos de lectura

Pocos aspectos hay más importantes para el buen funcionamiento de una empresa que la elección de los elementos que componen el almacén. Si queremos acertar, son varios los elementos que se deben tener en cuenta, entre otros, el ancho del pasillo, las tolerancias del suelo, los requisitos arquitectónicos acordes a la normativa urbanística, el número de puertas, los equipos de manutención entre otros elementos físicos dentro de un almacén.

Diseño del almacén: elementos a considerar

En ocasiones, existe la posibilidad de crear un almacén desde cero, es decir, desde el alquiler o la compra del espacio físico. En otras, este espacio viene dado, y el trabajo será adaptarlo a nuestras necesidades. El sector en el que opere la empresa y, por ende, el tipo de mercancía que se vaya a almacenar, lógicamente, también juega un papel protagonista. Siempre valorando, además de todo lo dicho anteriormente, que el almacén ha de tener diferentes zonas:

  • Recepción
  • Almacenamiento
  • Zona de salida o zona de devoluciones (para llevar a cabo una correcta logística inversa).

¿En qué orden se deben elegir los elementos físicos de un almacén?

Hay dos conceptos de vital importancia a la hora de crear o rediseñar un almacén:

  • Intralogística: son las técnicas o tecnología que se debe implantar en un almacén para el movimiento de los productos. Suele haber dudas a la hora de establecer un orden para la elección de los elementos de manutención de un almacén, habida cuenta de que unos dependen de los otros. Nuestra recomendación es que se empiece por lo palés. Según la variable de paletización sabremos qué tipo de pasillo necesitamos. Esto, a su vez, condicionará las estanterías y carretillas elevadoras. Dejando para el final, aunque no por ello menos importante (nada más lejos de la realidad), las estanterías y carretillas.
  • Layout: todo lo anterior nos lleva al segundo concepto clave. El layout es la distribución en planta, se podría decir que es el mapa del almacén.

esquema layout almacén

¿Cómo elegir los pallets para un almacén?

Los palés son estructuras planas que sirven para el transporte de mercancías y, a veces, también para su almacenaje. El pallet más utilizado en Europa es el Europallet que tiene unas dimensiones de 1.200 x 800 mm. Si nos fijamos en la tradición anglosajona, nos quedaríamos con el de 1.000 x 1.200 mm, que ha sido el usado mayoritariamente a lo largo de la historia.

Hay cuatro características elementales en un pallet: pueden ser de dos o cuatro entradas; reversibles o no reversibles. De su combinación nacen los tipos de pallets más importantes:

  • Pallet abierto o Europallet: tiene tablas inferiores en los dos laterales y en el centro. Permite la entrada en cuatro direcciones y se adapta a, prácticamente, todos los tipos de carretillas elevadoras.
  • Pallet con tablas inferiores: en este caso, está dotado de tablas inferiores en los cuatro laterales y en el centro. Por lo que también admite la entrada en cuatro direcciones.
  • Pallet Stringer: de nuevo, cuatro direcciones. Aptos para las transpaletas eléctricas, manuales y carretillas con brazos de soporte elevadores para el transporte horizontal.
  • Pallet portador: ostenta portadores centrales y laterales y entrada en dos direcciones.

¿Cómo elegir las estanterías para un almacén?

La capacidad de carga es una magnitud directamente relacionada con las estanterías. Cuando se piensa en el diseño de las mismas se precisa determinar el punto de carga, que viene dado por la fórmula N/cm2 (newton/centímetro cuadrado). Para ello habrá que tener en cuenta el tipo de productos que se van a almacenar.

Otro aspecto que, obviamente, debe estar muy presente es el espacio del que se dispone, prestando especial atención al alto de los techos. A este respecto existen estanterías modulares que permiten “crear” tú mismo la estantería y adaptarla el espacio. También el tipo de montaje tendrá que valorarse antes de tomar la decisión final.

estanterías modulares en un almacén

Y una tercera elección de suma importancia es el método de valoración de inventarios:

  • FIFO (primero en entrar, primero en salir).
  • LIFO (último en entrar, primero en salir).

Tipos de estanterías

  • Estanterías de carga manual: son las más habituales. No necesitan montaje, son modulares y aptas para cualquier tipo de almacén y para todas las zonas del mismo. Dentro de esta categoría hay estanterías especiales para altillos (con las que aprovechar al máximo la altura del almacén) y para cargas pesadas.
  • Estanterías para cargas paletizadas: necesitan montaje, son de acero (muy resistentes) y, como su nombre indica, son perfectas para el almacenaje de mercancía en palés. Permiten un acceso muy rápido al producto.
  • Estanterías Cantilever: especiales para almacenar materiales de gran longitud o volumen. Por ejemplo, tablones, listones, tubos, perfiles…
  • Estanterías Drive-in: Este sistema de almacenaje configura una instalación perfecta para almacenar en profundidad cargas con la misma referencia con un único pasillo de acceso. Este sistema es ideal para el uso de metodologías FIFO y LIFO. Además, representa una solución de almacenamiento de alta densidad la cual se beneficia al máximo del espacio útil y la altura del almacén al reducir los pasillos de trabajo de la carretilla.

carretillas retráctiles en funcionamiento dentro de un almacén

¿Cómo elegir las carretillas para un almacén?

Ya tenemos pallets y estanterías. Nos faltan las carretillas elevadoras, uno de los elementos más importantes para el correcto funcionamiento del almacén. Qué tipos de carretillas hay:

  • Transpaleta manual: la más simple. Muy respetuosa con el medioambiente y sencilla en su uso para los procesos de carga y descarga.
  • Transpaleta de tijeras: es una transpaleta manual con los ejes cruzados, lo que permite una mayor elevación de la carga.
  • Transpaleta eléctrica: dispone de elevación eléctrica y es especialmente utilizada para la descarga de camiones. Si se opta por esta, hay que considerar si elegir transpaletas con baterías de plomo ácido o litio.
  • Apiladores eléctricos: utilizados para la carga y descarga de cargas paletizadas, así como su apilamiento en estanterías.
  • Carretillas retráctiles: en los almacenes con pasillos estrechos se suelen usar estas carretillas para colocar las mercancías en las estanterías, perfectas para el transporte horizontal.

almacen-contrapesada-retractil

  • Carretillas contrapesadas: también conocidas como ‘toros mecánicos’ o carretillas frontales. Preparadas para cargas pesadas de hasta 8 toneladas.
  • Recogepedidos: versátiles al máximo y aptas para recoger y dejar en diferentes alturas.
  • Tractores de arrastre: en almacenes grandes se utiliza este tipo de carretillas, especialmente preparadas para la recogida de pedidos. Van con remolque y se mueven por toda la planta.
  • Carretillas para pasillo estrecho: Son compactas y flexibles. También se la conocen como carretillas trilaterales o VNA (del inglés Very Narrow Aisle). Es apta para el almacenaje en grandes alturas en pasillos muy estrechos, ya que puede llegar a medir 30 metros y a pesar 10 toneladas. Es ahora cuando nos damos cuenta de la importancia que tiene un aspecto que hemos mencionado al principio: la tolerancia del suelo.
  • Carretillas automatizadas: no llevan conductor. Se programan para que sean autónomas en la carga y en la descarga. Como se puede entrever, se utilizan para trabajos repetitivos o en condiciones difíciles, como los que se llevan a cabo en las cámaras frigoríficas.

Con este detalle hemos hecho un repaso por todos los elementos físicos que componen el almacén. Nuestra recomendación: no escatime en el tiempo que dedica a las anteriores decisiones, pues una elección errónea del espacio, o de los elementos físicos dentro de un almacén, puede suponer un contratiempo en el futuro.

Dejarse aconsejar es una excelente opción en todos los casos. En Toyota contamos con especialistas que le asesorarán si tiene dudas. 

Guía para el diseño de almacenes - Descarga gratuita

Artículos populares