Mercancías: Qué son y tipos que hay en un almacén

Picture of Jaime Mira Galiana

Jaime Mira Galiana

Economista, Experto y Consultor en Logística Ex- Director Técnico de la Fundación Icil y profesor del Máster Director General y de Logística de empresas de Logística y operadores logísticos

Publicado el 01 diciembre 2022 - 1 minutos de lectura

El concepto de mercancía puede definirse como cualquier objeto que puede ser comercializado o intercambiado en el mercado. En el ámbito de lo logística, los almacenes son centros o espacios debidamente estructurados, preparados y planificados para llevar a cabo la conservación, control, expedición, recepción, estocaje, packaging y custodia de todo tipo mercancías.¿Quiere que los aspectos logísticos de su almacén sean eficientes y de calidad ? ¡Descargue la Guía para el diseño de almacenes y descubra cómo lograrlo!Operario con carretilla Toyota Traigo cargando mercancía (sacos de pellet)

Tipos de mercancías en un almacén

No existe una única clasificación de las mercancías, sino que pueden establecerse muchas tipologías, atendiendo a diversos criterios:

  • Estado físico de las mercancías. En función de este criterio, los productos pueden ser sólidos, líquidos o gaseosos. El modo en que estos productos estén envasados influye, de forma decisiva, en su almacenamiento, así como en su transporte.
  • Durabilidad o caducidad de la mercancía. Según este criterio, las mercancías o productos se dividen en dos grandes tipos: perecederos o duraderos. Las propiedades de durabilidad o caducidad influyen directamente en las necesidades de conservación y mantenimiento de los productos y, por lo tanto, determinan el tipo de almacenaje que precisan.
  • Grado de peligrosidad. Este tipo de productos necesitan un tratamiento específico y unos cuidados especiales de manipulación, transporte, almacenaje, packaging (envase + embalaje) y etiquetado, el cual debe mostrar de manera claramente visible las advertencias pertinentes sobre su peligrosidad.
  • Grado de rotación y función dentro del proceso logístico. En función de la rotación a la que se vean expuestas nuestras mercancías, éstas deben ubicarse en un lugar más o menos accesible en el almacén. Los productos de rotación alta tienen un ritmo elevado de entradas y salidas, mientras que los de rotación baja apenas registran movimientos.
  • Según la forma, el tamaño o la densidad del producto. Según su naturaleza, los productos pueden medirse en litros, metros lineales, metros cuadrados, kilos, toneladas, entre otros. No obstante, a la hora de planificar su transporte y almacenamiento, el criterio que se utiliza es su forma y relación peso/volumen.
Operario ubicando mercancía en altura

La importancia del SGA en el día a día de cualquier almacén

Independientemente de cuál sea el tipo de mercancía, para poder trabajar y gestionar con eficacia un almacén o centro de distribución, es totalmente indispensable la implantación de un adecuado Sistema de Gestión de Almacenes (SGA)

El SGA es el software que automatiza los procesos y la actividad diaria de un almacén en cada una de las etapas logísticas llevadas a cabo, desde la recepción de mercancías hasta el almacenamiento, la preparación y el envío de pedidos.

Nueva llamada a la acción

En Toyota Material Handling nos encargamos de la implementación del SGA idóneo para su almacén y de su integración con el ERP (Enterprise Resource Planning). Con una integración de este tipo podrá conocer, en tiempo real: el estado y valor de su stock, controlar   exhaustivamente todo el proceso logístico (almacenamiento, manipulaciones, preparaciones de pedido), ahorrar costes y mejorar los tiempos y el servicio al cliente.

Si dispone de un SGA integrado y que funcione correctamente, con solo leer el código de barras o QR de cada mercancía con una pistola láser, el software le indicará dónde hay que ubicarla en el almacén y, llegado el momento, le indicará también los artículos que configuran cada pedido y las instrucciones de envío y transporte.

El SGA puede estar totalmente conectado con el módulo de transportes, lo que nos asegura una perfecta trazabilidad de cada producto, detectando al instante cualquier fallo en el circuito logístico. De esta forma, podremos corregir cualquier error, evitando pérdidas económicas o un mal servicio como proveedores de otras empresas o al cliente final.

En definitiva, el SGA nos permite una organización, tanto interna como externa, de las mercancías de gran eficiencia, lo que redunda en una mejora de los balances de rentabilidad y productividad de nuestra empresa.

Guía para el diseño de almacenes - Descarga gratuita

Descargue ahora el Catálogo de carretillas elevadoras

Artículos populares